Bon Iver – Bon Iver, Bon Iver (2011)

Por , el 09 - 06 - 2011
 

Tres años han dado para mucho. Desde aquel formidable For Emma, Forever Ago, Justin Vernon no ha estado parado. Además de la extensa gira de presentación y numerosas apariciones en programas de televisión, sacó un EP titulado Blood Bank y ha participado activamente en el proyecto Volcano Choir y en el álbum My Beautiful Dark Twisted Fantasy de Kanye West. Tres años es un tiempo considerable en el que, si estás atento y tienes inquietudes, es normal que asimiles nuevas influencias y trabajes en nuevas direcciones. Más o menos eso es lo que ha ocurrido en el nuevo trabajo de Bon Iver.

Perth confirma esta sensación de cambio desde el comienzo, con un sonido de guitarra diferente, más brillante y más limpio. La voz de Vernon mantiene ese tono nostálgico de antes, pero se aprecia un cambio, casi imperceptible al principio pero más palpable a medida que pasan los minutos. Notable es también el trabajo de la percusión, ahora mucho más elaborada. Se nota el trabajo de S. Carey. Minnesota, WI, con un principio algo anodino, cambia por completo con la entrada de la voz, que recupera gran parte de esa emotividad que le caracterizaba. En Holocene se aprecia perfectamente la nueva línea, porque es un tema que si quedara desprovisto de arreglos y filigranas percusivas bien podría haber sido una optimista cara B del primer disco. Towers está planteada sobre una estructura country tradicional. Country al estilo Vernon eso sí. Michicant te pilla un poco por sorpresa. Con un tono de trágica nana, nos encontramos con uno de los temas más bellos de todo el álbum. La instrumentación es casi imperceptible a veces, con poca intención de tomar un papel protagonista, ejerciendo a menudo de cómodo colchón para unas letras emotivas llenas de alegorías.

Cagalry ha sido la elegida, a modo de single, como presentación del álbum y ha sido colgada de forma gratuita en la web del sello. Un tema que despista bastante, porque tiene un comienzo casi Coldplay, parecido que se acentúa con las percusiones y guitarras que entran más tarde. A veces se pregunta uno en que se basan algunas bandas o sellos cuando eligen los singles… Después del breve interludio Lisbon, OH, que no aporta nada especial, llegamos al final con Beth/Rest. La introducción de piano es de esas cosas que te dejan frío, porque parece estemos antes un disco de Alan Parsons o de los Genesis más sosos. Para colmo, Vernon vuelve a hacer uso de autotunes, que ya usó en Woods y Lost in the World con Kanye West, lo que unido a los adornos de las guitarras a tope de reverberación y el saxo hacen de este corte un auténtico reto para cualquiera que disfrutara con su trabajo anterior.

El impacto de For Emma, Forever Ago fue tal que, al poco, Vernon parecía ser un tipo que llevaba mucho tiempo en esto. Con un álbum tan demoledor y sincero como aquel, rápidamente se hizo un hueco entre los discos más reputados de la década. Pero es que, aunque lleve ya unos cuantos años en la música, Bon Iver acaba de llegar. Este es tan sólo su segundo trabajo y tiene todas las papeletas para que muchos de los que quemaron su disco hace tres años se queden ahora defraudados. En ese primer trabajo casi todo sonaba muy directo y natural. Aquel álbum fue el triunfo de unos pocos acordes, alguna afinación poco común y unas melodías que eran capaces de removerte las entrañas en un trabajo vocal excepcional. Quizá es esa espontaneidad la que ahora se ha perdido a favor de un mayor trabajo en los arreglos. Lo bueno de todo esto es que, con más o menos acierto, sigue siendo Bon Iver.


Bon Iver
[Crea tu propio canal de videos en Internet con MixTape - Musicopolis!]

 

 

Tags: , , , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.